Con el Cociente Intelectual (CI) no se da una visión clara de qué procesos constituyen la inteligencia, ya que quedan enmascarados en la Inteligencia General (IG). El sesgo académico  de algunos test es notable, puntuando más bajo los alumnos  de  peores entornos socioculturales. Tampoco  resulta útil el CI para detectar los talentos, ya que se parte de la concepción de una sola inteligencia, en la que se puede tener más o menos cantidad de esta, pero no puede  determinarse la especialización  en ámbitos específicos que nos permita seleccionar los diferentes talentos y así adecuar  las prácticas educativas. Veamos una alternativa al CI.

 

 

Visits: 109 | Total: 25631
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *